Hojas impresionantes

El otro día fuimos de paseo con los peques y recogimos un montón de hojas y ramitas para jugar esa tarde.

¿Qué necesitas?

Arcilla blanca (disponible en papelerías)
Un rodillo
Hojas y ramas

¡Se lo pasaron bomba haciendo impresiones con sus hojas!

2015/01/img_8697.jpg

2015/01/img_8696.jpg

2015/01/img_8698.jpg

Después solo tuvimos que dejarlas secar y quedaron genial:

2015/01/img_9509.jpg

Luego se pueden pintar con temperas o pintura de dedos.

Anuncios

Pasta de sal DIY (Receta)

La masa de sal es todo un clásico, se prepara en un periquete y garantiza horas de diversión además se guarda muy bien en un recipiente hermético durante un par de meses.

¿Qué necesitas?

1 parte de agua templada

1 de sal fina

3 partes de harina

Colorantes alimentarios o témperas y pinceles

Moldes

¿Cómo se prepara?

Calienta el agua en el micro, échale la sal para que se disuelva, así no te saldrán grumitos y mézclalo con la harina… añade harina o agua según veas la consistencia de la mezcla (hasta que no se pegue al bol donde la estás preparando). Ahora solo te queda separar la masa en varias partes para teñirla si vais a jugar con ella como plastilina. Si vais a usarla para hacer figuras, os recomiendo usar la masa blanca, es decir, sin teñir y luego pintarla con las témperas.

Masa de sal_3

Y… ¡a jugar!

Masa de sal_5 Masa de sal_4

A los niños les encanta jugar con esta masa, es un pelín más firme que la plastilina. Moldear con pastas y plastlinas les ayuda a desarrollar la motricidad fina, además de estimular la creatividad! Además es ideal para días de lluvia en los que no puedes salir a la calle o al parque.

¡Lo mejor de esta masa es que la puedes hornear y hacer adornos con ella!

Masa de sal_2

¿Tus peques son más mayores? ¿Por qué no usáis esta masa para hacer los adornos del arbolito de Navidad? Seguro que le encanta ver cómo sus creaciones adornan el árbol familiar.

Para ello, tendrás que ponerle una horquilla ancha o un clip (para tener a qué atar un lacito para colgarlo del árbol) y hornear la masa durante 2 horas a unos 120ºC, pintar a vuestro gusto y barnizar (eso último mejor lo hacemos los papis).

Nota: Si tenéis niños de varias edades y algunos todavía se meten todo en la boca os recomiendo usar un barniz apto para juguetes, los encontraréis en grandes almacenes de bricolaje o en tiendas de manualidades.

¿Te animas a hacerla?

Nota 2: Una amiga me ha comentado que ella ha cocinado esta masa en el microondas!!! Dice que le lleva solo 3 minutos pero que tendréis que probar de 30 en 30 segundos porque cada micro es diferente. No lo he probado porque me lo ha comentado al ver este post. ¡Ya os contaré cuando lo pruebe!

Pintando la mantelería

Llevo semanas queriendo enseñaros este mantel que hicimos los Mellis y yo para su trona de IKEA. Está cortada a medida para ella…

photo 2 (2)

Manteles
Manteles

¿Qué necesitas?

El Mantel

Unas tijeras de papel

Colores, pegatinas, y de todo

Plastificadora (o irte a una papelería)
Para empezar imprime el mantel individual, corta por las líneas de rayitas y dáselo a tu peque con toda clase de colores, pinturas, pegatinas… Pegamento y purpurina?? Deja volar la imaginación y que lo decore a su estilo.

Pegando pegatinas
Pegando pegatinas
Pintanto los manteles
Pintanto los manteles

Si tienes plastificadora (es un cacharro súper recomendable porque puedes hacer taaaantas cosas) es genial, tengo muchos proyectos con ella. Sino, en cualquier papelería te lo pueden hacer. Ya solo queda recortar el plástico sobrante.

Así quedaron terminados
Así quedaron terminados

A ellos les chifla pintar y les encanta pegar pegatinas…. ¡Mira como quedaron! Lo mejor fue cuando los usamos esa noche, los Mellis colocaron sus cubiertos y sus platos en su sitio… ¡Qué monos!

photo (10)

Sorprendentemente, comieron mejor que nunca. ¡Apenas mancharon fuera de sus platos!

Variación: Si a tus peques les gusta el arte efímero, ¿por qué no plastificas el mantel en blanco y les das unos rotuladores para pizarra blanca? Así, cada en cada comida pueden hacer uno distinto. Luego lo limpias y ¡ya está! ¡Listo para usar de nuevo!

Pintura de dedos…. casera

Bueno, la actividad que hemos hecho ha sido divertidísima para ellos y súper fácil para mí.

¿Qué necesitas?

Pintura de dedos casera… y comestible (Pincha aquí para la receta)

Rodillos de distintas formas (en papelerías y jugueterías, approx. 2€ un paquete de 3 ó4)

Papel continuo (este es de IKEA)

Blisters de verduras sin agujeritos (para usar como paleta)

Pintura comestible lista para usar

Pintura comestible lista para usar

Pues la mecánica es bien fácil, mojar los rodillos con formas en la pintura y descubrir las formas que hacen sobre el papel.

 

Rodillos
Rodillos

Se lo han pasado en grande haciendo esto, la próxima vez además probaremos a jugar con esponjas, igual las corto en formitas para usarlas como sellos… ¡Seguiremos informando!

pintando2
Pintando con rodillos
pintando4
¡Mamá, cómo molan los rodillos!
pintando1
Uno trabajando y otra mirando… ¡Típico!
pintando5
¡Súper concentrada!

Por cierto, la pintura se quitó perfectamente de la ropa, pero la próxima vez seré más prudente y les pondré ropa vieja por si acaso no se quitara de otros tejidos.