Pasta de sal DIY (Receta)

La masa de sal es todo un clásico, se prepara en un periquete y garantiza horas de diversión además se guarda muy bien en un recipiente hermético durante un par de meses.

¿Qué necesitas?

1 parte de agua templada

1 de sal fina

3 partes de harina

Colorantes alimentarios o témperas y pinceles

Moldes

¿Cómo se prepara?

Calienta el agua en el micro, échale la sal para que se disuelva, así no te saldrán grumitos y mézclalo con la harina… añade harina o agua según veas la consistencia de la mezcla (hasta que no se pegue al bol donde la estás preparando). Ahora solo te queda separar la masa en varias partes para teñirla si vais a jugar con ella como plastilina. Si vais a usarla para hacer figuras, os recomiendo usar la masa blanca, es decir, sin teñir y luego pintarla con las témperas.

Masa de sal_3

Y… ¡a jugar!

Masa de sal_5 Masa de sal_4

A los niños les encanta jugar con esta masa, es un pelín más firme que la plastilina. Moldear con pastas y plastlinas les ayuda a desarrollar la motricidad fina, además de estimular la creatividad! Además es ideal para días de lluvia en los que no puedes salir a la calle o al parque.

¡Lo mejor de esta masa es que la puedes hornear y hacer adornos con ella!

Masa de sal_2

¿Tus peques son más mayores? ¿Por qué no usáis esta masa para hacer los adornos del arbolito de Navidad? Seguro que le encanta ver cómo sus creaciones adornan el árbol familiar.

Para ello, tendrás que ponerle una horquilla ancha o un clip (para tener a qué atar un lacito para colgarlo del árbol) y hornear la masa durante 2 horas a unos 120ºC, pintar a vuestro gusto y barnizar (eso último mejor lo hacemos los papis).

Nota: Si tenéis niños de varias edades y algunos todavía se meten todo en la boca os recomiendo usar un barniz apto para juguetes, los encontraréis en grandes almacenes de bricolaje o en tiendas de manualidades.

¿Te animas a hacerla?

Nota 2: Una amiga me ha comentado que ella ha cocinado esta masa en el microondas!!! Dice que le lleva solo 3 minutos pero que tendréis que probar de 30 en 30 segundos porque cada micro es diferente. No lo he probado porque me lo ha comentado al ver este post. ¡Ya os contaré cuando lo pruebe!

Pintando la mantelería

Llevo semanas queriendo enseñaros este mantel que hicimos los Mellis y yo para su trona de IKEA. Está cortada a medida para ella…

photo 2 (2)

Manteles
Manteles

¿Qué necesitas?

El Mantel

Unas tijeras de papel

Colores, pegatinas, y de todo

Plastificadora (o irte a una papelería)
Para empezar imprime el mantel individual, corta por las líneas de rayitas y dáselo a tu peque con toda clase de colores, pinturas, pegatinas… Pegamento y purpurina?? Deja volar la imaginación y que lo decore a su estilo.

Pegando pegatinas
Pegando pegatinas
Pintanto los manteles
Pintanto los manteles

Si tienes plastificadora (es un cacharro súper recomendable porque puedes hacer taaaantas cosas) es genial, tengo muchos proyectos con ella. Sino, en cualquier papelería te lo pueden hacer. Ya solo queda recortar el plástico sobrante.

Así quedaron terminados
Así quedaron terminados

A ellos les chifla pintar y les encanta pegar pegatinas…. ¡Mira como quedaron! Lo mejor fue cuando los usamos esa noche, los Mellis colocaron sus cubiertos y sus platos en su sitio… ¡Qué monos!

photo (10)

Sorprendentemente, comieron mejor que nunca. ¡Apenas mancharon fuera de sus platos!

Variación: Si a tus peques les gusta el arte efímero, ¿por qué no plastificas el mantel en blanco y les das unos rotuladores para pizarra blanca? Así, cada en cada comida pueden hacer uno distinto. Luego lo limpias y ¡ya está! ¡Listo para usar de nuevo!

Ligero como una pluma

Intento darle a los Mellis muchas oportunidades de probar distintas texturas y sensaciones. Para ello, usamos unos bidones sensoriales… que básicamente son una caja grande o una palangana con ingredientes o materiales para que puedan experimentar con ellos.

Hoy, hemos jugado con plumas.

¿Qué necesitas?

Unas plumas (las nuestras son de una tienda de manualidades local)

Una caja o palangana

Pinzas (opcionales)

plumas_3jpg

Les ha encantado ver cómo flotaban cuando las lanzaban al aire, sentir las plumas entre los deditos y disfrutar de los colores.

plumas_2

Luego intentamos usar las pinzas, pero estaban muy duras para que ellos las manejasen fácilmente, así que he tenido que comprar otras más apropiadas para sus manitas.

plumas_1

¿Habéis experimentado alguna vez con texturas?

Jugando con el arco iris

Hoy os quiero presentar uno de los juguetes que he hecho para los Mellis. Cosí este arco iris para distraer a los peques durante el bautizo de mi sobrinito y ¡fue un éxito total!

La idea la copié de mi amiga Summer, que ahora lo tiene disponible en su tienda Etsy (The Knothole Tree) por si queréis comprarlo. Si queréis, podéis hacerlo, es muy fácil.

El arco iris de retales
El arco iris de retales

La idea detrás del arco iris es que pasen tiempo tranquilitos intentando emparejar los corazones y los cuadraditos por colores. A los niños de esta edad les encanta clasificar las cosas, y este juguete les da una oportunidad estupenda para hacerlo!

El arco iris y los corazones
El arco iris y los corazones

¡Simplemente déjalo a su alcance para que lo investigue y se invente cómo quiere jugar con ello!

Clasificando corazoncitos
Clasificando corazoncitos

Mis niños se pueden pasar mucho tiempo con esto y lo reservo para esos momentos en los que el silencio es obligatorio.

¡Vaya corte!

Muchos papis estamos preocupados por el desarrollo de la psicomotricidad fina de nuestros peques… al fin y al cabo, son muchas las habilidades que tienen que dominar para ser autosuficientes y siempre queremos que vaya más rápido.

Decidida a buscar cosas que les ayuden a desarrollar la psicomotricidad fina les compré unas frutas de madera con sus cuchillos.

¿Qué necesitas?

Un pack de frutas de madera con cuchillo (el de Imaginarium está genial, pero hay uno de Melissa y Doug que me ha gustado aún más por el tamaño de las piezas y por el nivel de detalle de las frutas)

Fruta cortada
Fruta cortada

Al principio les costaba mucho acertar con el cuchillito de madera… pero según fueron jugando se les iba dando mejor y mejor.

Cortando 10 Cortando 9

¡Les gusta tanto este juguete que siempre me lo piden! Se pueden pasar un buen rato entretenidos y concentrados.

Como vi que se les daba tan bien, nos pasamos al siguiente nivel: ¡Cortar fruta fresca!

¿Qué necesitas?

Fruta blandita (nosotros usamos arándanos porque les encantan)

Cuchillos de plástico que no corten la piel (los nuestros son de IKEA)

Baberos de cuerpo entero

Cortando 5

Antes de darle esto a los niños comprobé que no me cortasen ni arañasen la piel.

Aprendiendo a cortar
Aprendiendo a cortar
¡Ya está!
¡Ya está!

Fue genial ver sus caras de orgullo al ver que habían cortado ellos solitos su merienda. ¡Súper recomendable!

 

 

¡¡¡Hurra!!! Usando pompones

¿Qué necesitas?
1 molde para magdalenas – este es de Primark, 4€

1 paquete de pompones (también los puedes hacer tú) – en cualquier tienda de manualidades

1 cuchara de plástico

Compré estos pompones para un cuadrito que hice para decorar el cuarto de los niños cuando aún estaba embarazada. Como venían tantos en el paquete los guardé por si se me ocurría algo que hacer con ellos.

Hace unos días estaba muerta de cansancio y necesitaba un ratito de tranquilidad… Y con dos pitufines eso es… misión: imposible.

Así que me acordé de mis pompones y de los moldes de magdalenas que había comprado para las actividades de agua y les puse a pasar los pompones de uno a otro.

pompones pompones3

Como quiero estimularles a usar cucharas, por eso de la psicomotricidad fina, pues hicimos la actividad con cucharas. Es genial para días de lluvia o esos momentos en los que quieres un poco de silencio.

pompones5
No es una actividad para estar horas y horas pero un rato sí que aguantan!

Nota: Para niños más mayores (24 meses o más) podéis complicar las tareas y que dividan los pompones por colores o bien pintar un número en el fondo para contar.

¡Todo un clásico!

Hay pocas cosas más clásicas que jugar con los bloques de madera… a los pequeños les encanta amontonarlos, hacer torres o incluso «corrales» para sus animalitos.

¡Jugando con los bloques!
¡Jugando con los bloques!

¿Qué necesitas?

Bloques de madera

¡Puedes hacerlos tú mismo! Mi madre nos hizo estos, compró un listón en un almacén de ferretería y, con la ayuda de un amigo, cortó el listón y lijó cada uno de estos bloques a mano.

Si no dispones de tiempo, o ganas, hay unos bloques de madera monísmos en Imaginarium. Pero a nosotros nos chiflan estos por el cariño que mi mami ha puesto en hacerlos… además, ¡nos encantan las cosas hechas a mano!

¡Cómo se lo pasa!
¡Cómo se lo pasa!

Y después de jugar… ¡a guardar!

¡A guardar!
¡A guardar!

Blocks7

Lo mejor de jugar con bloques es que puedes hacerlo tanto fuera como dentro de casa, es un juguete muy versátil.

Así fregaba así, así…

Mis hijos se lo pasan bomba «ayudándome» a limpiar la casa. La verdad es que no sé dónde lo han visto porque en casa limpio cuando están dormidos o en la guarde… Pero la cuestión es que saben como hacerlo y les chifla.

Los bártulos de limpieza los encontré en las Jugueterías Poly, pero me imagino que los tendrán en otras jugueterías y/o grandes almacenes (cubo y fregona 9€, escoba, escobita de mano y recogedor unos 7€).

 

Como los de casa.
Como los de casa.

¡Lo que más gracia me hace es que el cubo y la fregona son de Vileda! ¡Igual que el de casa!

Se pueden pasar horas barriendo o fregando… O pasando un trapo…

¡Así fregaba que yo lo vi!
¡Así fregaba que yo lo vi!

Como diría una amiga, ¡es explotación infantil!

Con un pequeño juguete tendréis horas de diversión e iréis plantando conceptos como mantener las cosas limpias. Algún día de estos llenaré el cubito de agua y limpiaremos fuera (¡qué sino me estropean el suelo seguro! jeje)

 

Pasta y basta.

Nuestra actividad de hoy ha sido un pequeño fracaso… La idea era que los pequeños usarán un hilo «cola de ratón» para hilar macarrones gigantes (paccheri) y desarrollar un poco el aparato motor fino.

No sé si ha sido por la emoción de conocer a mi tía que nos visitaba por primera vez o por la distracción de haber usado un hilo tan colorido, pero los niños se han pasado más tiempo paseando el hilo por ahí que jugando a hilar los macarrones.

Creo que esta actividad será genial para un día de lluvia en el que haya menos distracciones y/o cuando sean un poco más mayores.

Bueno, para los que ya estáis disfrutando de unos peques más mayores (de unos 2 añitos) os cuento el «plan».

¿Qué necesitas?

1 trozo grande de hilo «cola de ratón» (disponible en mercerías y bazares)

1 paquete de macarrones gigantes – paccheri (en cualquier súper)

Paciencia (¡Buff! Si encontráis donde la venden, me decís)

Paccheri hilado.
Paccheri hilado.

La idea es muy simple, pasamos macarrones por el hilo y listo. Pensé colorear la pasta con un poco de colorante alimentario pero no me dio tiempo hoy.

Le prestó atención unos 5 seg. nada más.
Le prestó atención unos 5 seg. nada más.

¡Ya me contaréis si vuestros pequeñitos han mostrado más interés por la actividad que los míos!