Color polar

Pues con un día de retraso os cuento una actividad heladora que ha triunfado entre mis pequeños.

¿Qué necesitas?

Cubiteras

Agua

Colorante alimentario

Cucharones

¡Colores helados!
¡Colores helados!

Tenía ganas de usar estos hielos que había dejado preparados la semana pasada y no se me ocurría qué hacer… así que les puse a jugar con su piscina.

Pescando hielitos
Pescando hielitos
Cubitos3
¡Mira cómo caen al agua!

Les encanta ver cómo caen en el agua y cómo se diluyen los colores en el agua.

Ahora con la mano...
Ahora con la mano…

Después de terminar con los hielos se pusieron a ver cómo se mezclaban los colores y hasta me ayudaron a vaciar la piscinita. ¡Estuvimos entretenidos la tarde entera!

Ayudando a vaciar la pisci
Ayudando a vaciar la pisci

 

VARIANTE:

Otra opción que estuve barajando cuando estaba pensando qué hacer con ellos era usar las bandejas de cupcakes para separar los cubitos por colores… pero al final me decanté por esto. Si no tienes piscinita, es una buena opción.

OJO:

Ten en cuenta que el colorante alimentario MANCHA MUCHO. Así que viste a los peques con ropa a la que no le tengas mucho cariño.

Bebés grafiteros

Me encanta que mis niños se entretengan con actividades artísticas. Estimulan su creatividad y es increíble verles tan concentrados y durante tanto tiempo.

Hace semanas que venía dándole vueltas al tema de las tizas y al fin me animé… Pensaba que igual eran demasiado pequeños pero lo cierto es que no. Eso sí, os recomiendo que lo hagáis con niños que ya no se metan TODO en la boca, aunque esto no es tóxico tampoco queremos que se coman las tizas de colores, ¿no?

¿Qué necesitas?

Tizas para pintar en la acera

Una manguera para limpiarlo todo después

Tizas para pintar en la acera
Tizas para pintar en la acera

Intenté encontrar tizas para pintar en el suelo en las papelerías y grandes almacenes de la zona pero encontré entre poco y nada así que tuve que recurrir a internet. Estas en concreto las compré aquí.

Lo cierto es que es imposible resistirse a pintar en el suelo con unas tizas y acabamos pintando todos (¡incluido mi marido!). Los niños se lo pasaron pipa.

Mi artista
Mi artista
No me pude resistir a pintar también.
No me pude resistir a pintar también

Estas tizas en concreto no manchan la ropa, con sacudir un poquito el polvo de los pantalones se queda perfecto.

Nota: Para los que soléis desconfiar de los carteles de “lavable” os confirmo que esto se limpia con un manguerazo. No hace falta ni frotar ni nada. ¡Un poco de agüita y todo limpio!

Así fregaba así, así…

Mis hijos se lo pasan bomba “ayudándome” a limpiar la casa. La verdad es que no sé dónde lo han visto porque en casa limpio cuando están dormidos o en la guarde… Pero la cuestión es que saben como hacerlo y les chifla.

Los bártulos de limpieza los encontré en las Jugueterías Poly, pero me imagino que los tendrán en otras jugueterías y/o grandes almacenes (cubo y fregona 9€, escoba, escobita de mano y recogedor unos 7€).

 

Como los de casa.
Como los de casa.

¡Lo que más gracia me hace es que el cubo y la fregona son de Vileda! ¡Igual que el de casa!

Se pueden pasar horas barriendo o fregando… O pasando un trapo…

¡Así fregaba que yo lo vi!
¡Así fregaba que yo lo vi!

Como diría una amiga, ¡es explotación infantil!

Con un pequeño juguete tendréis horas de diversión e iréis plantando conceptos como mantener las cosas limpias. Algún día de estos llenaré el cubito de agua y limpiaremos fuera (¡qué sino me estropean el suelo seguro! jeje)

 

Green thumbs

Hoy quería hacer algo en el jardín con los peques, así que pillé unas macetas y unas plantitas para que pudiéramos plantarlas juntos.

Escogí gerberas porque son de temporada, vistosas, baratas y resistentes… ¡¡Pero cualquier planta vale, mientras no sea muy delicada porque ellos no lo son mucho!!

¿Qué necesitas?

  • Plantas
  • Macetas
  • Tierra
  • Palitas
  • Regaderas
  • Agua
  • Una muda de ropa (reconozcámoslo, se van a poner perdidos)
Todo preparado para mis jardineritos.
Todo preparado para mis jardineritos.

Pues esto es tan sencillo como que te imiten, yo volqué parte de la tierra en una caja de plástico para que les resultara más fácil manipularla.

Poco a poco fueron entendiendo de qué iba el juego y llenaron las macetas.

¡Jugando con la tierra!
¡Jugando con la tierra!

Para plantar necesitaron ayuda, mis niños son muy pequeños, pero un niño más mayor lo puede hacer solo o con poca ayuda.

¡Éxito! ¡Gerberas plantadas!
¡Éxito! ¡Gerberas plantadas!

Y lo mas divertido fue lo que vino después: ¡regar!

¡¡¡¡¡REGAR!!!!!
¡¡¡¡¡REGAR!!!!!

Pasta y basta.

Nuestra actividad de hoy ha sido un pequeño fracaso… La idea era que los pequeños usarán un hilo “cola de ratón” para hilar macarrones gigantes (paccheri) y desarrollar un poco el aparato motor fino.

No sé si ha sido por la emoción de conocer a mi tía que nos visitaba por primera vez o por la distracción de haber usado un hilo tan colorido, pero los niños se han pasado más tiempo paseando el hilo por ahí que jugando a hilar los macarrones.

Creo que esta actividad será genial para un día de lluvia en el que haya menos distracciones y/o cuando sean un poco más mayores.

Bueno, para los que ya estáis disfrutando de unos peques más mayores (de unos 2 añitos) os cuento el “plan”.

¿Qué necesitas?

1 trozo grande de hilo “cola de ratón” (disponible en mercerías y bazares)

1 paquete de macarrones gigantes – paccheri (en cualquier súper)

Paciencia (¡Buff! Si encontráis donde la venden, me decís)

Paccheri hilado.
Paccheri hilado.

La idea es muy simple, pasamos macarrones por el hilo y listo. Pensé colorear la pasta con un poco de colorante alimentario pero no me dio tiempo hoy.

Le prestó atención unos 5 seg. nada más.
Le prestó atención unos 5 seg. nada más.

¡Ya me contaréis si vuestros pequeñitos han mostrado más interés por la actividad que los míos!

Jugando con agüita.

No sé si a vuestros hijos les gusta tanto el agua como a los míos… ¡pero estos tienen verdadera pasión por todo lo que implique estar jugando con agua! Así que este fin de semana me puse manos a la obra y preparé todo para que pudieran jugar hasta que se hartaran con el agua.

¿Qué necesitas?

  • Cubos
  • Cucharones
  • Colador o tamiz
  • Embudos
  • Cubos pequeños
  • Molde para magdalenas (o huevera de la nevera si no la usas)
  • Toalla
  • Una muda de ropa
¡A jugar con agua!
¡A jugar con agua!

Llené los cubos con agua templada porque ayer hacía bastante brisa, cuando haga más calor no creo que haga falta.

Salpicando, que es gerundio.
Salpicando, que es gerundio.

Como puedes ver, tampoco necesitas mucho espacio para esta actividad. Incluso puedes hacerlo en las zonas comunes de una urbanización, en un jardín pequeño, o una terraza.

Pasando el agua de un cubo a otro.
Pasando el agua de un cubo a otro.

¡La imaginación es el límite! Deja que tu pequeño/a experimente con el agua y los cacharros que le hayas sacado. Si ves que pierde interés, ponte a jugar tú, sin decirle nada, a transferir agua de un sitio a otro por ejemplo, y ¡verás lo poco que tardan en seguir tu ejemplo!

¡Juego solo porque ya soy mayor!
¡Juego solo porque ya soy mayor!

¡Ale! ¡A disfrutar!

 

Una lágrima cayó…

¡Arena! Todos sabemos que a los pequeños les encanta la arena, jugar con ella y pasarse horas con sus cubitos y palitas… pero no todos tenemos el espacio para tener un arenero en casa o no queremos renunciar a un trozo del jardín o tenemos una terraza pequeña…

¿Qué necesitas?

  • Una caja de almacenaje plana (la nuestra es de Carrefour 9€ approx.)
  • Arena de construcción (en cualquier almacén de áridos o gran superficie de bricolaje)
  • Canela en polvo
  • Clavo en polvo (opcional)
¡El arenero!
¡El arenero!

Si mezclamos la arena con canela en polvo (y clavo en polvo, si queréis) las hormigas no se meterán en el arenero ni anidarán ahí.

¡A jugar!
¡A jugar!

Lo mejor de esta actividad es que puedes cerrar la tapa de la caja y guardar la arena para usarla durante toda la temporada. No sé si os pasará a vosotros, pero muchas veces no tenemos tiempo (ni ganas) de salir al parque, porque tardamos más en ir y en venir que en estar por ahí… y queremos estar en casa.

La solución perfecta: el arenero en casa.
La solución perfecta: el arenero en casa.

¡Y cuando termines, puedes guardar el arenero para otro día!

Arte efímero.

Esta es una de nuestras actividades preferidas para esos días de lluvia en los que no apetece salir para nada de la casa y no sabemos qué hacer para matar el tiempo.

¿Qué necesitas?

  • Cartulinas de colores muy fuertes.
  • Cinta adhesiva.
  • Pinceles.
  • Un vaso o “tupper” de plástico.
  • Agua.
Arte efímero: pintando con agua.
Arte efímero: pintando con agua.

Los niños disfrutan mucho haciendo cosas solos, pero no queremos dejarles pintando con colores fuertes o pinturas de dedos en nuestro salón. Al pintar con agua ellos pueden hacerlo todo por sí mismos. Nosotros hemos usado el atril de IKEA (unos 20€) para sujetar la cartulina, pero también puedes pegar la cartulina a una mesa:

Pintando con agua en una mesa.
Pintando con agua en una mesa.