Arena lunar

¡Esta actividad ha sido una de las preferidas de los Mellis! Se pasaron más de dos horas jugando tranquilamente y luego vino nuestra vecina de cuatro años y jugaron juntos otra hora más.

¿Qué necesitas?

Harina

Aceite de bebé

Un barreño

Moldes, cucharones, cubitos…

 

Tras estudiar varias recetas de Arena Lunar (también llamado Moon Sand o Cloud Dough) y hacer un par de pruebas os dejo aquí la que más nos ha gustado:

9 partes de harina por 1 de aceite.

¿Por qué esta proporción y no otra? Pues en las pruebas que hemos hecho, algunas dejaban manchas de aceite porque tenían demasiado aceite y otras no se apelmazaban porque tenían muy poco aceite…

Dos ingredientes... Aceite y harina... ¡nada más!
Dos ingredientes… Aceite y harina… ¡nada más!

No esperéis que quede como una masa, porque no es así. De hecho parece que la mezcla está muy seca, pero en cuanto la aplastas un poco se amolda a la perfección:

IMG_4127 IMG_4125

VARIACIÓN: Si tu niño es muy pequeño y se mete todo en la boca todavía, sustituye el aceite de bebés por un aceite vegetal suave, como el aceite de almendras, de girasol o de maíz…

¿Os apetece un “heladito” de arena lunar?

Helado lunar
Helado lunar

NOTA: Es mejor que hagáis esta actividad en la cocina o en una terraza. No mancha, pero al final la harina acaba metiéndose por todas partes…. Si lo hacéis en una zona confinada, será más fácil de recoger.

Si os apetece jugar con ella otra vez, podéis guardar la mezcla en un tupper y aguantará varios meses.

Anuncios

Una lágrima cayó…

¡Arena! Todos sabemos que a los pequeños les encanta la arena, jugar con ella y pasarse horas con sus cubitos y palitas… pero no todos tenemos el espacio para tener un arenero en casa o no queremos renunciar a un trozo del jardín o tenemos una terraza pequeña…

¿Qué necesitas?

  • Una caja de almacenaje plana (la nuestra es de Carrefour 9€ approx.)
  • Arena de construcción (en cualquier almacén de áridos o gran superficie de bricolaje)
  • Canela en polvo
  • Clavo en polvo (opcional)
¡El arenero!
¡El arenero!

Si mezclamos la arena con canela en polvo (y clavo en polvo, si queréis) las hormigas no se meterán en el arenero ni anidarán ahí.

¡A jugar!
¡A jugar!

Lo mejor de esta actividad es que puedes cerrar la tapa de la caja y guardar la arena para usarla durante toda la temporada. No sé si os pasará a vosotros, pero muchas veces no tenemos tiempo (ni ganas) de salir al parque, porque tardamos más en ir y en venir que en estar por ahí… y queremos estar en casa.

La solución perfecta: el arenero en casa.
La solución perfecta: el arenero en casa.

¡Y cuando termines, puedes guardar el arenero para otro día!