Platero y Mellis

Hace poco me hablaron de un refugio en Madrid para burritos que abría sus puertas todos los domingos… Y encima es gratis, bueno, la voluntad.

Burrolandia: www.amiburro.es
Burrolandia: http://www.amiburro.es

Así que ayer metimos a los niños en el coche y nos acercamos a Burrolandia para ver los animalitos. ¡Y fue genial!

Llegar hasta ahí fue bastante fácil porque en la web tienes las coordenadas GPS, y ahí pudimos ver burros, burritos muy pequeños, caballos, ovejas, gallinas… Muchos de los animales estaban completamente sueltos y otros iban y venían a placer, como un pequeño cerdo negro que entraba y salía por la valla de los burros como Pedro por su casa.

image (13) image (9)

Además, la asociación organiza varias actividades como un paseo en carro todos los domingos.

Vamos, que es una excursión súper recomendable si vivís en Madrid y es un domingo agradable! Eso sí, no te olvides de dejar un donativo, a ser posible, de los silenciosos… En papel, ya sabes! Que es por una buena causa!

¡Hola burrito!
¡Hola burrito!
¡Qué grandes son!
¡Qué grandes son!
¡Ay! ¡Qué te come el pelo!
¡Ay! ¡Qué te come el pelo!

Tenéis toda la información de los domingos en Burrolandia y acerca de la asociación y cómo colaborar en: http://www.amiburro.es Como pone en la web, se les puede dar de comer a los burritos, por lo que os recomiendo llevaros una bolsa de zanahorias desde casa, que ¡les encanta!

Si vais o habéis ido, ¿por qué no me lo contáis en los comentarios? 👇👇👇

Anuncios

Arena lunar

¡Esta actividad ha sido una de las preferidas de los Mellis! Se pasaron más de dos horas jugando tranquilamente y luego vino nuestra vecina de cuatro años y jugaron juntos otra hora más.

¿Qué necesitas?

Harina

Aceite de bebé

Un barreño

Moldes, cucharones, cubitos…

 

Tras estudiar varias recetas de Arena Lunar (también llamado Moon Sand o Cloud Dough) y hacer un par de pruebas os dejo aquí la que más nos ha gustado:

9 partes de harina por 1 de aceite.

¿Por qué esta proporción y no otra? Pues en las pruebas que hemos hecho, algunas dejaban manchas de aceite porque tenían demasiado aceite y otras no se apelmazaban porque tenían muy poco aceite…

Dos ingredientes... Aceite y harina... ¡nada más!
Dos ingredientes… Aceite y harina… ¡nada más!

No esperéis que quede como una masa, porque no es así. De hecho parece que la mezcla está muy seca, pero en cuanto la aplastas un poco se amolda a la perfección:

IMG_4127 IMG_4125

VARIACIÓN: Si tu niño es muy pequeño y se mete todo en la boca todavía, sustituye el aceite de bebés por un aceite vegetal suave, como el aceite de almendras, de girasol o de maíz…

¿Os apetece un “heladito” de arena lunar?

Helado lunar
Helado lunar

NOTA: Es mejor que hagáis esta actividad en la cocina o en una terraza. No mancha, pero al final la harina acaba metiéndose por todas partes…. Si lo hacéis en una zona confinada, será más fácil de recoger.

Si os apetece jugar con ella otra vez, podéis guardar la mezcla en un tupper y aguantará varios meses.

Una casita voladora y un tipi

Hace unas semanas desapareció misteriosamente nuestra casita de IKEA. Nos encantaba esa casita, pero una día no la localizamos en el jardín y mi cuñada me comentó que unas noches atrás hubo vendaval… Así que la conclusión lógica era que había salido volando hasta la tierra de Oz.

Nuestra casita de IKEA
Nuestra casita de IKEA

Pero los peques echaban de menos tener un sitio para cobijarse en el jardín, así que nos dirigimos a un almacén de bricolaje para hacerles un tipi.

¿Qué necesitas?

5 Varillas de acero o madera. Nosotros optamos por las de acero para clavarlas bien en el césped.

1 trozo de alambre o cuerda

1 sábana vieja

 

Montar el tipi fue súper fácil, clavamos las varillas formando una especie de pentágono pero un poco alargado, lo fijamos con un poco de alambre y rompimos la tela un poquito, centrado en el borde y lo atamos al nudito formado por el alambre…

 

¡Montando el tipi con los mejores ayudantes del mundo!
¡Montando el tipi con los mejores ayudantes del mundo!

 

image (9)

Al ser de metal pudimos dejarlo ahí, tan solo quitando la tela, y no afecta al riego ni nada.

¡Los niños se lo pasaron increíblemente bien jugando dentro de su tipi!

IMG_4224

¿Y a vosotros? ¿Os apetece hacer el indio?

 

Actualización: La casita apareció después de escribir el borrador de este post, dos semanas después de la ventolera, en una casa ¡a más de 50 metros de distancia! ¡Jajajaja!

 

Aquapaint

Aunque ya empieza a hacer algo de fresquito por las mañanas y por las noches…. por las tardes tenemos algo de calor y ¡estamos apurando al máximo las horas de calorcito para jugar fuera!

Pintando_1

Una cosa que les encanta a estos peques y es perfecta para esos días en los que no se pueden manchar la ropa es pintar con agua en el suelo de la terraza. Parece una tontería, pero ¡les encanta ver cómo desaparecen sus dibujos!

Pintando_4 Pintando_2

¿Qué necesitas?

Un vaso de plástico

Agua

Brochas limpias

Lo mejor de esta actividad es que no manchas nada, por lo que podéis pintar en las zonas comunes de una comunidad, en la calle o en una terraza pequeña.

¡¡A PINTAR SE HA DICHO!!

 

Jugando con agüita.

No sé si a vuestros hijos les gusta tanto el agua como a los míos… ¡pero estos tienen verdadera pasión por todo lo que implique estar jugando con agua! Así que este fin de semana me puse manos a la obra y preparé todo para que pudieran jugar hasta que se hartaran con el agua.

¿Qué necesitas?

  • Cubos
  • Cucharones
  • Colador o tamiz
  • Embudos
  • Cubos pequeños
  • Molde para magdalenas (o huevera de la nevera si no la usas)
  • Toalla
  • Una muda de ropa
¡A jugar con agua!
¡A jugar con agua!

Llené los cubos con agua templada porque ayer hacía bastante brisa, cuando haga más calor no creo que haga falta.

Salpicando, que es gerundio.
Salpicando, que es gerundio.

Como puedes ver, tampoco necesitas mucho espacio para esta actividad. Incluso puedes hacerlo en las zonas comunes de una urbanización, en un jardín pequeño, o una terraza.

Pasando el agua de un cubo a otro.
Pasando el agua de un cubo a otro.

¡La imaginación es el límite! Deja que tu pequeño/a experimente con el agua y los cacharros que le hayas sacado. Si ves que pierde interés, ponte a jugar tú, sin decirle nada, a transferir agua de un sitio a otro por ejemplo, y ¡verás lo poco que tardan en seguir tu ejemplo!

¡Juego solo porque ya soy mayor!
¡Juego solo porque ya soy mayor!

¡Ale! ¡A disfrutar!