¿A quién le toca?

Algunos de los mejores recuerdos que tengo de mi infancia tienen como telón de fondo un juego de mesa… así que no es de extrañar que me estuviera muriendo de ganas por introducir este tipo de juego a los peques.

A tan solo un mes y pico del cuarto cumple de los Mellis, y en vista de que se habían portado fenomenal con las vacunas de la gripe, decidí ir a una juguetería local a buscar un juego de mesa. ¡Madre mía! ¡Menuda selección! Resulta que hay muchísimas opciones para pequeñines…

La mayoría de los juegos de mesa para pequeñitos están llenos de colorines e imágenes divertidas, encontramos desde memos a dominós de animales, un bingo de imágenes y palabras (además estaba en inglés y castellano, ¡bingo!) y juegos colaborativos y competitivos.

Después de más de media hora mirando los juegos colaborativos, en los que todos los jugadores juegan en equipo y llegan todos juntos a la meta, y los juegos competitivos, me decanté por uno de los segundos porque me parecía más sencillo como primer juego.

Y es que los juegos de mesa tienen muchos beneficios:

  • Tiempo en familia. Muchas veces tenemos que buscar formas en las que involucrar a toda la familia y los juegos de mesa son una excusa ideal para reunirnos todos alrededor de una mesa.
  • Tiempo de calidad. Muchas veces pasamos tiempo con nuestros peques, pero, ¿es tiempo de calidad?
  • Mejora la comunicación. Dependiendo del tipo de juego la comunicación es más o menos esencial, pero siempre forma parte del rato en familia.
  • Ayuda a la comprensión de instrucciones y el seguimiento de normas básicas, como a esperar su turno y seguir la dinámica del juego.
  • Concentración. Ayuda a los pequeños a desarrollar las habilidades necesarias para concentrarse y estar tranquilos durante el juego. Habilidades que le serán de utilidad cuando vayan madurando.

Pues nada, ¡ahí tenéis una idea para  Navidad! Que el invierno es muy largo y las noches tardes son eternas y si hace mal tiempo peor… 




¡¡¡A JUGAR!!!

Anuncios

¡Feliz Navidad!

¡Ay las Navidades! Una época que trae una mezcla de emociones e ilusiones… Sea como sea que vivamos esta época del año, lo cierto es que llega inexorablemente todos los años, y con las Navidades llegan las vacaciones de los peques.

Hoy hemos dedicado parte de nuestra mañana a hacer unas bolas de Navidad muy especiales.

¿Qué necesitas?

Bolas de plástico
Imprimación
Pintura de dedos o acuarelas (importante que no sean tóxicas)
Barniz (apto para juguetes para que no le haga daño a los niños)
Vasos de plástico

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/fa8/69434589/files/2014/12/img_7729.jpg

Lo primero que tienes que hacer es darle un poco de imprimación a las bolas, hay unos spray estupendos para esto en los almacenes de bricolaje, esto lo tendrás que hacer unos días antes de hacer la actividad con tu peque….

Ahora llega lo divertido: pintar!!! Puedes hacer el diseño que queráis, pero como los Mellis son aún pequeños hemos puesto sus huellas.

Luego hemos puesto las bolas al revés sobre un vaso de plástico para que se secaran bien y les he dado una capa de barniz incoloro apto para juguetes (también de un almacén de bricolaje) mientras ellos se dormían la siesta y así han quedado.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/fa8/69434589/files/2014/12/img_7747.jpg

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/fa8/69434589/files/2014/12/img_7731.jpg

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/fa8/69434589/files/2014/12/img_7734.jpg

¿Qué os parece?