Una lágrima cayó…

¡Arena! Todos sabemos que a los pequeños les encanta la arena, jugar con ella y pasarse horas con sus cubitos y palitas… pero no todos tenemos el espacio para tener un arenero en casa o no queremos renunciar a un trozo del jardín o tenemos una terraza pequeña…

¿Qué necesitas?

  • Una caja de almacenaje plana (la nuestra es de Carrefour 9€ approx.)
  • Arena de construcción (en cualquier almacén de áridos o gran superficie de bricolaje)
  • Canela en polvo
  • Clavo en polvo (opcional)
¡El arenero!
¡El arenero!

Si mezclamos la arena con canela en polvo (y clavo en polvo, si queréis) las hormigas no se meterán en el arenero ni anidarán ahí.

¡A jugar!
¡A jugar!

Lo mejor de esta actividad es que puedes cerrar la tapa de la caja y guardar la arena para usarla durante toda la temporada. No sé si os pasará a vosotros, pero muchas veces no tenemos tiempo (ni ganas) de salir al parque, porque tardamos más en ir y en venir que en estar por ahí… y queremos estar en casa.

La solución perfecta: el arenero en casa.
La solución perfecta: el arenero en casa.

¡Y cuando termines, puedes guardar el arenero para otro día!

Arte efímero.

Esta es una de nuestras actividades preferidas para esos días de lluvia en los que no apetece salir para nada de la casa y no sabemos qué hacer para matar el tiempo.

¿Qué necesitas?

  • Cartulinas de colores muy fuertes.
  • Cinta adhesiva.
  • Pinceles.
  • Un vaso o «tupper» de plástico.
  • Agua.
Arte efímero: pintando con agua.
Arte efímero: pintando con agua.

Los niños disfrutan mucho haciendo cosas solos, pero no queremos dejarles pintando con colores fuertes o pinturas de dedos en nuestro salón. Al pintar con agua ellos pueden hacerlo todo por sí mismos. Nosotros hemos usado el atril de IKEA (unos 20€) para sujetar la cartulina, pero también puedes pegar la cartulina a una mesa:

Pintando con agua en una mesa.
Pintando con agua en una mesa.